San Valentín en Murcia


Hola chicas,

¿Cómo ha ido el fin de semana? ¿Qué tal habéis pasado San Valentín? ¿Habéis hecho algo especial?

Ya sabéis que yo valoro más los hechos y los pequeños detalles que las cosas materiales. Por lo que no soy partidaria de regalar cosas en este tipo de fechas impuestas, pero se me ocurrió darle una sorpresa a mi chico.

El jueves decidí a última hora que me iba a ver a mi chico, que concursaba en San Javier este fin de semana. Mi cómplice en todo esto fue su padre ya que él bajaba para Murcia el viernes a medio día para cenar allí. ¡Ideal para que mi chico no sospechara!

Trabajé el viernes, al salir cogí un autobús dirección Murcia. El trayecto me hizo recordar todas las excursiones del colegio, las colonias y los viajes que se hacían eternos. Así fue el viaje, eterno. Pese al cansancio del día, no pude pegar ojo, los minutos se me hacían horas. El espacio limitado, las horas que tenía que esperar para estirar las piernas me agobió muchísimo.

Normalmente cuando bajo a Murcia voy en tren, así puedo pasearme hasta la cafetería o al baño y se me hace más cómodo. El problema de Renfe es que los horarios son limitados y mi única alternativa para aprovechar al máximo el fin de semana era el autobús. Salir por la noche y llegar a las 6.30 de la mañana me permitió aprovechar el fin de semana al máximo.

Después de 1 mes sin vernos, no podía tener más ganas de pasar unas horas juntos.  A él le encantó la sorpresa y yo me lo pasé estupendamente.
 
 

Apuramos el fin de semana al máximo y después de comer emprendimos el regreso, esta vez, en coche. Se hizo mucho más cómodo y rápido.
 




 


Un besazo

Comentarios

Entradas populares