Tengo la creencia que sí puedo hacerlo

Hola chic@s,


Hoy quería compartir con vosotr@s la adquisición más importante que he hecho nunca. Estoy segura que habréis visto ya por Instagram las fotos que he ido adelantando, es que no podía aguantar para compartirlo. 

Empezaré por el principio, hace más de ocho años que en mi cabeza rondaba comprarme el Speedy 30 de Louis Vuitton. Sé que hay a quién le encanta y quién le parece horroroso. Algo que que respeto y me parece estupendo. ¡Para gustos los colores! En mi caso, estoy totalmente enamorada. No podía evitar desearlo cada vez que se lo veía a alguna chica. Así que decidí incluirlo este año en mi lista de propósitos reales a conseguir este 2017. Hay quién decide ahorrar para hacer un viaje, comprase un coche, comer fuera de casa todos los fines de semana… Pues yo quería invertir en un bolso atemporal. Y… ¡Aquí esta!




Os garantizo que la sensación de conseguir un propósito que teníais marcado es una pasada. Poder decir, ¡Lo he conseguido! Os lo recomiendo… Probadlo aunque sea con cosas sencillas o alcanzables y, poco a poco, os marcareis metas más ambiciosas. Estaréis pensando “es sólo un bolso”. No es un bolso, no es el dinero, no es una firma. Era mi propósito, mi esfuerzo, mi meta. 








Una persona usualmente se convierte en aquello que el cree que es. Si yo sigo diciéndome a mi mismo que no puedo hacer algo, es posible que yo termine siendo incapaz de hacerlo. Por el contrario si yo tengo la creencia que sí puedo hacerlo, con seguridad yo adquiriré la capacidad de realizarlo aunque no la haya tenido al principio.

Mahatma Gandhi.




Un besazo

Comentarios

Entradas populares